La actitud

¿Cómo comienza el proceso?
Cuando las situaciones son recurrentes, hay dos actitudes posibles a tomar.
La primera:
¿Por qué esto siempre me pasa a mí?
En esa situación estamos asumiendo el rol de víctimas. Nada podemos hacer para modificar lo que ocurre a mi alrededor, porque nada depende de mí.
La segunda, es preguntarme:
¿Qué puedo aprender de esta situación?
¿Qué estoy haciendo para que se repita?
¿Cuál es el patrón que estoy siguiendo? Y a qué se debe?
En la segunda, yo puedo modificar el resultado de lo que ocurre cambiando mi respuesta frente a la situación.
Lo que ocurre y la respuesta dependen de mi.
Este es el punto de partida para afrontar el proceso juntos, aquí en Rupturas Inteligentes.

Y este es un gran primer paso.