Ayer vi la película Hombre de Familia. Empieza en un aeropuerto, dos personas se despiden con la promesa de continuar una relación a distancia. Kate (Téa Leoni) abraza  y le pide a Jack (Nicolas Cage) que se quede y no viaje a Londres. Por un momento parece que Jack se quedará,  pero finalmente sube al avión, luego de decirle a Kate que se aman tanto que el tiempo separados no cambiará sus sentimientos. En la próxima escena Jack está en Nueva York en un penthouse con una vista maravillosa, un vestidor enorme,  escuchando y cantando Opera.  Llega a su trabajo,  que consiste en una actividad bursatil, donde tiene un contrato millonario por concretar. Es el día previo a la Navidad. Todos los convocados a la reunión están esperando que termine para ir a sus casas con su familia. Como Jack no tiene familia,  no tiene apuro. Al finalizar la reunión,  la secretaria de Jack le menciona que recibió un llamado de Kate. El piensa en su novia de la universidad y decide no responder el llamado. Deja su oficina y encuentra  un kiosko abierto para comprar ponche. Una vez adentro el local, presencia una discusión entre un hombre que ingresa para cambiar un billete de loteria ganador y el dueño del local, quien no quiere pagar y le dice que se retire. La persona furiosa por la actitud del dueño del local extrae una pistola de su campera y lo amenaza. En ese momento Jack se acerca y le ofrece al hombre comprarle el billete y luego cambiarlo.  La persona ofuscada lo mira, y le dice ¿Vos con tu traje de dos mil dólares pensas que podes arreglar todo? y le apunta con el arma. Jack le dice que le está ofreciendo un negocio. Finalmente el hombre decide aceptar la propuesta y sale del local junto con Jack. Caminan juntos por la calle y cuando están a punto de cruzar,  Jack le dice al hombre que no puede andar por el mundo con un arma amenazando gente que puede costarle la vida. El hombre lo mira y le pregunta ¿Estas tratando de salvarme vos a mi? Jack sigue hablando y tratando de convencerlo que tiene una oportunidad de cambiar si se esfuerza. Nuevamente el hombre le dice a Jack ¿Vos estas tratando de salvarme a mi? Se rie y le dice….Jack vos te lo buscaste y se va. Esa noche Jack llega a su departamento y se acuesta a dormir. Al día siguiente, al despertar su vida cambió por completo, está durmiendo con Kate, entran dos niños pequeños al cuarto a saludarlos y un perro sube a la cama ladrando. Espantado, se viste con lo primero que encuentra y baja las escaleras, trata de salir de la casa y se encuentra con los padres de Kate que están llegando. Les pide le presten un auto y el padre de Kate le dice que use su propio auto, y le entrega las llaves. Conduce como loco hasta el edificio del penthouse y no lo dejan entrar,  pues no lo conocen. Se cruza con una de sus vecinas que tampoco lo reconoce. Gritando decide ir a su oficina pero al llegar no lo dejan entrar. Al mirar el cartel de ingreso señalando que el es el presidente de la compañía, su nombre no está allí. Su vida entera desapareció, o al menos aquello que consideraba vida. Al salir,  ve su Ferrari manejado por el hombre a quien le compró el billete de loteria. Le dice ¡Este auto es mio! El hombre lo invita a subir y le explica que permanecerá en esta nueva vida, no es por tiempo sino hasta que pueda comprender aquello que es necesario, el tiempo en definitiva lo decidirá él. Lo maravilloso de la película es ver como Jack día a día, cada vez se siente más cómodo con esta vida que al principio le parecía un infierno. Como incorpora y transforma su realidad. El trabajo y el dinero que habían sido el centro de todo, hoy no tienen lugar. En esa nueva realidad es esposo, padre, amigo, vecino, yerno y vendedor, todas actividades importantes y que disfruta. Entonces, en el momento en que está feliz y se siente cómodo, despierta en el penthouse. Hay algunos detalles de la película que obvie, porque lo trascendente para mi  es el mensaje que pude extraer.  El valor de las cosas simples que no sabemos que existen hasta que las experimentamos, las vivimos. ¿Hace falta perderlas para valorarlas? Una casa llena de sonidos de vida, el abrazo de un padre, el amor de pareja, el beso de un hijo, el cariño de una mascota, las fiestas familiares, la comida preparada con cariño, el calor de un hogar.  No cambiaría mi vida por nada del mundo, esta bien como es. Terminó la película y me invadieron sentimientos de profunda gratitud y felicidad ante tanta maravilla. Y me surgieron algunas preguntas: ¿Quien necesitaba ayuda? ¿Jack o el hombre del billete de loteria? ¿Cómo se mide la riqueza de una persona? ¿Por el dinero que gana? ¿Por el lugar donde vive? ¿Por lo que deja en la vida? ¿Por los afectos que genera?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.