Con el transcurso del tiempo en los trabajos bajo relación de dependencia se incorporan algunas conductas propias de la confianza y seguridad que produce la duración del vínculo.

Así algunas personas se olvidan de aquellas directivas -si es que las hubo- que se suscribieron al ingresar a la empresa y otras que hacen a la necesidad de mantenerse actualizado.

Entonces, comienza a pasar el tiempo hasta que en algún momento aparece la desvinculación inmediata y ahí se toma consciencia de esta situación.

Es importante no confundirse, no mezclar, la empresa no es una familia. La empresa no se confunde. 

Esta es un pequeño recordatorio de algunas cuestiones para tener en cuenta “siempre”:

  1. No utilizar el mail de la empresa para cuestiones personales tales como bancos, colegios de hijos, obra social. Cuando desvinculan, dan de baja el mail de modo inmediato con todas las complicaciones que trae esta situación.
  2. No guardar en la computadora del trabajo temas personales como fotos familiares, estudios médicos, información personal. Al finalizar el vínculo, la computadora debe ser devuelta y muchas veces debe dejarse en el acto, con lo cual resulta complicado recuperar los efectos personales que ella contiene.
  3. No usar el teléfono de la empresa para temas personales, pues en caso de tener que devolverlo, se complicará recuperar los contactos.
  4. Hacer una agenda de todas las personas o empresas con quienes tenemos contacto durante el desempeño de la labor.
  5. Hacer todas las capacitaciones que ofrezca la empresa para enriquecer nuestro desarrollo personal.
  6. Actualizar semestralmente nuestro CV, es nuestra carta de presentación y no sabemos cuándo lo vamos a necesitar.

Es imprescindible tener presente que  nosotros somos nuestra propia empresa, y la relación de dependencia es una especie de unión transitoria, que frente al despido se transforma en competencia.  Cuidemos nuestros intereses manteniendo al día toda nuestra documentación, capacitación, desarrollo y carta de presentación.

Es nuestra responsabilidad.

¿Qué otras cuestiones podrías sugerir tener en cuenta para cuidar nuestra propia empresa?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.