«La experiencia de haber tenido a Ana Laura como mi abogada transformó un tema doloroso, engorroso y extremadamente delicado en una oportunidad maravillosa de crecimiento personal y relacional. […]»